Nuestra filosofia

¿Por qué unirte a Energía Bonita?

Porque así podrás acceder más fácilmente a la energía renovable
Las comunidades energéticas hacen asequible la inversión individual en energías renovables. No todo el mundo tiene un techo adecuado para poner paneles solares, ni todo el mundo tiene la capacidad financiera para hacer tal inversión. Las instalaciones de producción de una comunidad energética suelen ser propiedad de un gran grupo de ciudadanos, logrando así abaratar costes por economía de escala.
Porque las comunidades energéticas mantienen el dinero en la economía local
Las comunidades energéticas utilizan fuentes de energía local e involucran a los ciudadanos del entorno. Así, por un lado evitan la dependencia energética del exterior, y por otro lado, que la propiedad de la energía esté en manos de inversores foráneos. De esta manera estimulan e impulsan el empleo y la economía local.
Porque las comunidades energéticas benefician a la comunidad local
Las comunidades energéticas tienen una clara preocupación por la comunidad local. Por lo general, utilizan las ganancias (por ley no pueden repartir beneficios, ya que carecen de ánimo de lucro) para desarrollar nuevos proyectos o beneficiar a la comunidad local en su conjunto. Por ejemplo, algunas comunidades energéticas, han financiado la construcción de una sala de conciertos local sostenible, mientras que otras construyeron un punto de carga para bicicletas eléctricas. De esta manera, todos los ciudadanos se benefician de los proyectos y de los beneficios que generan las comunidades energéticas.
Porque Energía Bonita nos permite decidir sobre el futuro de nuestra isla
No todos los proyectos renovables respetan a los habitantes locales ni al medio ambiente donde se sitúan. Energía Bonita es una medida para conseguir una transición energética que no sea solamente un cambio de tecnología sino también un cambio de modelo socioeconómico, en el que las personas tengan el conocimiento y el poder para decidir todo lo que refiere a un ámbito tan importante como es la energía. Dando herramientas y conocimientos a las personas tal y como hace una comunidad energética, además, les pone en una situación de poder enfrente el mercado eléctrico, poder que no tienen si son simples clientes proporcionando beneficios a empresas multinacionales basadas en el lucro.
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

¿Qué ofrecemos y cómo puedes participar?

Gobernanza democrática: un soci@, un voto

El objetivo de una comunidad energética – además de proporcionar soluciones de energía limpia – es establecer un sistema verdaderamente democrático. Por eso, cada miembro, independientemente de la cantidad de dinero que haya invertido, tiene un voto en la asamblea general anual. De este modo, nos aseguramos de que cada miembro de la comunidad tenga la misma importancia y peso, independientemente de su situación financiera.

photo1688205871 (1)
chang-duong-Sj0iMtq_Z4w-unsplash

Gobernanza económica: un capital común

En una comunidad energética, los ciudadanos, empresas e instituciones asociadas son accionistas, inversores y decisores clave.

Entre todas creamos un capital social con cada una de nuestras aportaciones, que constituyen nuestra única responsabilidad limitada que tenemos en la cooperativa. Con este capital, y mediante la captación de otros recursos externos, hacemos proyectos de generación de energía renovable, ahorro energético, educación, u otros que libremente decidamos. 

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Una participación en el capital social de 100 € te da derecho a participar en nuestra Comunidad Energética y por tanto a tener voz y voto en sus proyectos de producción de energía renovable. Esta aportación económica, retornable en caso de abandonar la cooperativa en los términos establecidos en nuestros Estatutos es idéntica tanto si quieres participar en tu propio nombre como si decides hacerlo como representante de una pequeña y mediana empresa o de una administración pública.

Otras preguntas frecuentes

Contenido del acordeón

Por el momento Energía Bonita carece de personal propio. La gestión de la misma corresponde al esfuerzo voluntario de los miembros del Consejo Rector [Enlace], que no perciben remuneración alguna. Tampoco cobran los interventores, que se encargan de fiscalizar las cuentas de la cooperativa. La entidad aspira a poder contratar profesionales en el futuro, tanto de perfil económico-administrativo como técnico. No obstante, el momento dependerá de la evolución del número de socios y por tanto del capital social e ingresos que consiga acumular la cooperativa, así como de las fuentes de financiación externa que logre captar.

El capital social obligatorio que aportan las personas, empresas o entidades socias al inscribirse como tales (100€) es una de las fuentes básicas de financiación de nuestra Comunidad Energética. A esos fondos se pretenden unir subvenciones y ayudas públicas para la transición energética (de origen europeo, estatal, regional o insular), así como participaciones emitidas para promover proyectos concretos. También puede abrirse el capital social a otras participaciones voluntarias, emisiones de deuda y similares.

Los 9 miembros fundadores de la cooperativa, que como todos los socios aportaron su capital obligatorio de 100€, son los actuales integrantes del Consejo Rector. Cada año expirará un tercio de los puestos, que se someterán a votación de la Asamblea General. Cualquier persona socia puede aspirar a ocupar cualquiera de esos puestos, siempre y cuando reciba el apoyo mayoritario del resto de partícipes.

No es intención de la Comunidad Energética primar unas sobre otras, puesto que la elección la determinarán las características de los proyectos que se pretendan desarrollar. No obstante, la energía solar fotovoltaica y la hidráulica, cuya tecnología está bien asentada, los que mejor parecen adaptarse a las características de La Palma.

Contenido del acordeón

Es una pregunta bastante frecuente, que sin embargo representa la confusión de conceptos a la que induce la complejidad de nuestro sistema eléctrico. Energía Bonita NO es hoy por hoy una empresa comercializadora de energía y por tanto no puede vender electricidad a terceros. Sí puede repartir la energía que produzca entre su comunidad de soci@s o entre aquell@s que decidan realizar aportaciones extraordinarias para impulsar un proyecto determinado (ser soci@ es en cualquier caso el requisito básico y fundamental para poder beneficiarse de su desarrollo). La electricidad que se reparte se descuenta automáticamente de la factura eléctrica, independientemente de la comercializadora. Por tanto, participar en Energía Bonita no supone la obligación de modificar la relación con tu actual empresa comercializadora.

Aunque se aspira a lograr un cierto equilibrio territorial de las inversiones, la Comunidad Energética determinará la ubicación de los proyectos en función de su viabilidad técnica y económica, con lo que no podemos garantizar de antemano que alguno de ellos se desarrollará en una zona cercana a tu lugar de residencia. También la legislación actual limita el alcance de las iniciativas de autoconsumo compartido, puesto que no pueden situarse a más de 500 metros de la instalación planteada. No obstante, esta disposición legal se flexibilizará con mucha probabilidad en el futuro. Por otra parte, nada impide a la comunidad, si así lo deciden sus soci@s, promover proyectos de otro tipo (de almacenamiento energético, de autoconsumo, educativos, culturales, etc.).

Ante terceros, la responsabilidad de los socios está limitada a la participación obligatoria en el capital social (100 €, que te serán devueltos si decides darte de baja de acuerdo con lo previsto en nuestros Estatutos. En el muy improbable caso de que la cooperativa quebrase, esa sería tu única pérdida, sin ninguna otra consecuencia patrimonial ni legal. Energía Bonita, como cualquier otra empresa, podría llegar entrar en suspensión de pagos. En esta situación, el orden de pago del dinero pendiente sería: primero las deudas con la Administración, las deudas con los trabajadores/as, los créditos, los títulos participativos, el capital social voluntario y, finalmente, el capital social obligatorio.

Precisamente la reducción de los costes energéticos es uno de los grandes argumentos para participar en una Comunidad Energética. En el caso de los proyectos de autoconsumo compartido, como el que nos ocupa en Breña Alta y el resto, el hecho de que sea la cooperativa que haga la inversión facilita que las personas con menos recursos puedan acceder a la energia renovable, ya que una instalación individual en su vivienda siempre les resultaría mucho más cara y además no es necesario avanzar dinero sino que las instalaciones se van pagando con cuotas anuales (que son menores que los ahorros conseguidos). También cuando promovamos proyectos relacionados con la eficiencia y el ahorro energético te podrás acabar beneficiando de un ahorro en la factura de la luz. No obstante, entre los principios fundadores de Energía Bonita está la lucha contra la pobreza energética, con lo que nos comprometemos a buscar soluciones ventajosas para facilitar la participación de personas con una capacidad económica reducida. Entre nuestros principios de gobernanza democrática encontrarás nuestra vocación de otorgar a cada socio un voto, con independencia de las cantidades invertidas en el capital social.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad